«Una jornada sobre Ciudades Inteligentes en Tarragona», per Alain Jordà

 

 

 

 

 

 

«Ayer participé en el curso de verano de la URV (Tarragona, España) «Tendencias Actuales de las Ciudades Inteligentes» que resultó realmente interesante al reunir a un grupo de especialistas de aspectos diversos de las ciudades. Por mi parte, dicté la conferencia inaugural bajo el título de «Hacia un desarrollo urbano sostenible» y podéis encontrar el power point que utilicé en esta dirección (está en catalán). El motivo de escribir este artículo, no obstante, es compartir con vosotros algunas de las ideas que más me llamaron la atención durante la jornada y que creo que pueden ser útiles a muchos de vosotros.

El director de la jornada, el Dr. Santiago Castellà, Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Rovira i Virgili y Director de la Cátedra Tarragona Smart Mediterranean City, dijo en su introducción que los tres grandes retos de las ciudades son el de la sostenibilidad, la gobernanza y el conocimiento. Dijo también que los estados se están revelando, a la vez, demasiado pequeños para poder influir en la globalización y demasiado grandes para proporcionar a los ciudadanos la proximidad que éstos reclaman. Y por eso es por lo que el mundo está presenciando un crecimiento de la influencia de las ciudades en el ámbito global a la vez que un cambio en las grandes estructuras multilaterales.

En el turno de intervenciones que siguió a mi conferencia, Josep Mª Caselles, experto en innovación social y participación, ante el cambio tan rápido que manifiesta el entorno de las ciudades, dijo que nos vemos obligados a modificar las planificaciones al poco tiempo de haberlas definido. Por eso insistió en la importancia de poner un mayor acento en la definición de la visión de futuro de la ciudad, que nos marca claramente el lugar hacia el que queremos avanzar, frente a la planificación.

En la segunda conferencia de la sesión, Xavier Izquierdo, consultor experto en el cambio organizacional y cultural que requieren las ciudades inteligentes, nos dijo que los ayuntamientos necesitan hacer el tránsito de trabajar por procedimientos a trabajar por procesos y que eso significa un cambio organizativo y cultural a la vez. También nos dijo que la imprescindible definición de una visión de futuro de la ciudad requeriría también un cambio organizativo para llevarla a cabo. En efecto, el pasar a trabajar hacia una visión común de ciudad, significa que los departamentos municipales van a tener que dejar de perseguir sus propios objetivos de forma independiente de los demás para tener que sumar sus esfuerzos en muchos de los proyectos que el nuevo enfoque de ciudad generará.

También afirmó que quien tiene una estrategia siempre irá por delante. Lo decía en referencia al Ayuntamiento que sea capaz de impulsar una visión de ciudad, puesto que:
1) con esa visión de ciudad se dispone de la herramienta que irá moldeando la respuesta a cada problema que se plantee en la ciudad
2) Una vez que la ciudad tiene un objetivo claro, pierden importancia muchas cuestiones que solo existían como forma de presión o de hacer ruido por parte de determinados actores locales.

Añadió que los urbanistas perderán peso en la administración local frente a otros roles: expertos en financiación de proyectos, en transición energética, en comunicación,… La última idea que recogí de él fue que, por primera vez en la historia, las inversiones pueden llevar a reducciones en el gasto corriente en vez de llevar sistemáticamente aparejados incrementos.

Aleyois Haro, Responsable de organización y planificación en el Campus de Excelencia Internacional Catalunya Sud, nos dijo que, tras la definición de un Plan de Futuro, es necesaria una estrategia de financiación de las actuaciones previstas y que se impone disponer de especialistas en detectar y conseguir las vías de financiación necesarias. Concluyó su intervención con una frase del Premio Pritzker 2016, el chileno Alejando Aravena«El recurso más escaso en las ciudades no es el económico sino el de coordinación».

Mi colega en varios proyectos, Jordi García Brustenga, hablando sobre especialización inteligente de las ciudades en el marco de la política RIS3 de la Comisión Europea, nos expuso su triple imagen de la visión de la ciudad como:

  1. nido que debe adaptarse para ser el  lugar de acogida más «confortable» para las actividades que desea atraer,
  2. palanca generadora de actividades a través de la forma en que planea sus proyectos para favorecer determinadas actividades, actitudes o comportamientos así como a través de su política de compra pública y
  3. embudo para la generación de iniciativas productivas impulsando las tres funciones sucesivas de 1) prospección de oportunidades, 2) laboratorio para experimentarlas y 3) mercado para impulsar las que resulten viables.

En el mismo panel que Jordi García, Lourdes Muñoz, co-directora de la Iniciativa Barcelona Open Data, nos habló de la necesidad de cada ayuntamiento de disponer de su «Chief Data Officer» para llevar a cabo una adecuada explotación de sus datos y de las posibilidades que ofrecen como materia prima para impulsar actividades. Finalmente, Josep Mª Caselles nos habló de la importancia de poner en juego la inteligencia colectiva de los territorios